Locución y Doblaje

La voz, esa gran desconocida que todos usamos y que la gran mayoría de las personas usa mal. Mal, pero mal mal. Sí, es algo horripilante ver al 90% de la gente que te rodea susurrar, gritar, carraspear, atragantarse con su propia lengua o con lo que sea que tengan entre los dientes. Ya no hablemos de la baja capacidad de comunicar que ha desarrollado el personal. Porque si te fijas en tu entorno escucharás cosas que molestan de verdad. Si pones tu atención en lo políticos o conferenciantes la cosa clama al cielo. ¿Es que no tienen asesores que les digan cómo tienen que hablar? Parece que es infinitamente más importante que les asesoren sobre el fondo que no sobre cómo deben decir las cosas.

La realidad es que con unas cuantas nociones básicas cualquier persona puede mejorar su expresión y desarrollar un sistema propio con el que mejorar día a día. Es cierto que con un profesor a tu lado, puedes descubrir defectos, errores, dejes, pero nunca debes menospreciar el poder de la autocrítica. Dicen que para aprender rápido debes copiar; falso. Si copias, copias, es decir, intentas hacer lo mismo que otro y no haces de ti, no eres auténtico. Sabrás de lo que hablo si miras un reality musical en la televisión: ¿cuántas veces has escuchado a un aspirante a cantante profesional cantar como lo hace su propio ídolo? No respondas. Ahora sabes de lo que hablo.

Debes ser tu mismo y hallar tu propia verdad cuando hablas. ¿Verdad? ¿De qué habla este tío? Pensaréis. Hablaremos de la verdad más adelante, porque es uno de los pilares fundamentales de toda expresión artística, y hablar lo es, porque interpretas un mensaje para un receptor, y si no tienes verdad, no tienes nada. No te voy a resumir mi currículum vitae, eso lo puedes encontrar en Linkedn. Me limitaré a decir que buena parte de mi vida la he dedicado a la comunicación oral; locución, doblaje, canto, interpretación escénica y televisiva, etc., desde hace más de 25 años. He tenido en mis salas, aulas, salas de conferencias a muchas personas que no sabían ni por donde empezar, y precisamente eso es lo más sencillo. ¿No sabes qué es? Una pista, lo estás haciendo ahora mismo. ¿No? Respirar, alma de cántaro, respirar. Ojo, respirar lo hace todo el mundo pero lo hacen mal.